Cómo sacar al burnout de tu vida diaria

Cómo sacar al burnout de tu vida diaria

Mindfulness, técnicas de administración de tu tiempo y un ambiente enfocado en el bienestar: lo que puedes hacer para evitar el agotamiento en el trabajo.

Lunes 19 de junio de 2017 — El síndrome del burnout es el resultado de uno de los mayores problemas de salud física y mental del siglo XXI: el estrés. Las noches sin dormir, el cansancio excesivo, vivir conectado a un smartphone o computadora, y la sobresaturación de información tienen más que sólo un costo emocional: de acuerdo con un reporte de la Universidad de Harvard, el burnout significa entre 125 y 190 mil millones de dólares en gastos de salud, tan sólo en Estados Unidos.

Además de un dilema de los trabajadores de hoy, es un tema que preocupa dentro de las organizaciones por cómo afecta la cultura laboral y desempeño. Trabajar más allá de tus posibilidades no te beneficia en lo personal ni profesional, al contrario, tiene un impacto negativo que influye en tu trabajo, lo que a su vez reduce tus oportunidades como profesional o líder de una empresa. Con base en algunas prácticas que WeWork ha recopilado dentro de de su  comunidad global, compartimos algunas formas de evitar el burnout:

Mindfulness
De acuerdo con el The Greater Good Science Center de la Universidad de Berkeley, esta técnica se desprende de la habilidad de humana de estar presente y alerta de todo lo que eres y lo que te rodea, lo que haces y dónde te encuentras, así como de reaccionar ante lo que sucede. Ésta es una práctica muy aceptada por celebridades, algunos CEO, ejecutivos y otras personalidades del mundo de los negocios. Tiene su origen en conceptos del budismo y es muy similar a la meditación, pues también tiene como fin beneficios físicos, psicológicos y sociales.

Para ponerla en práctica, la casa de estudios resume cinco pasos. Toma unos minutos del día:

  1. ​Observa el presente como es. A diferencia de la meditación, el objetivo no es vaciar la mente, sino hacerte consciente y prestar atención al ahora.
     
  2. Deja atrás los juicios. Si tu pensamiento te lleva a tratar de hacer juicios de valor, déjalo pasar.
     
  3. Regresa al presente. No te mantengas en el hilo de pensamiento sobre tus inquietudes y pendientes. Regresa a sólo pensar en el ahora.
     
  4. Sé amable con tu propia mente. No te juzgues por la lucha para concentrarte o evadir el camino hacia el estrés; sin frustrarse, sólo trata de regresar al presente.

No siempre podrás vaciar tu bandeja de entrada
No es necesario que tomes todas las llamadas o contestes todos tus correos, al menos no en el corto plazo. Si bien tu jefe, cliente o negocio te exigen estar al pendiente de cada detalle, no debes permitir que te abrumen. Filtra información y establece horarios en los que centrarás tu atención a llamadas y correos.

Prioriza y planea
Aunque todo tiene relevancia, establecer una jerarquía de prioridades traerá balance a tu ritmo de trabajo. Lo importante es no perder de vista lo que debes hacer y organizar por objetivos lo que más apremia. Esto te permitirá, a su vez, hacer un calendario de actividades para no saturarte de pendientes en momentos críticos.

Establece un descanso forzoso
El descanso es fundamental para tu rendimiento. Si bien muchos trabajos tienen horarios fijos, algunos empleados suelen tomar horas extra por iniciativa propia. Esta práctica no sólo es improductiva, sino que es un catalizador de estrés y te llevará más rápido hacia el burnout. Como emprendedor o líder de un equipo es verdad que debes dedicarle casi todo tu tiempo a despegar tu negocio, pero agotarte tendrá una cuota en tus resultados. Toma al menos uno o dos días a la semana para desconectarte; no sacrifiques el tiempo que te dedicas a ti mismo ni las horas de sueño.

No abarques más de lo que puedes
Una de las características principales del burnout es la saturación emocional y mental de las personas. Aunque de ti dependan muchos aspectos del trabajo o la empresa, trata de delegar responsabilidades o hacer una estrategia sobre la administración de tiempo y actividades. Imponer demasiadas tareas a una persona más allá de sus posibilidades tendrá un resultado negativo pues su capacidad de atención y productividad se verá coartado por intentar hacer más de dos cosas a la vez.

Recurre a un entorno más positivo
La insatisfacción que generan los horarios excesivos se suman a espacios poco propicios para el bienestar de las personas que trabajan. Un sitio que desincentiva la comunicación, limita el intercambio y no propicia la creatividad agravan el problema del burnout. Por ello, para las organizaciones se vuelve cada vez más importante adaptar sus entornos laborales y buscar espacios colaborativos que centren su atención en brindar flexibilidad que no sólo permitan a las personas y empresas llevar a cabo sus operaciones, sino realizar el trabajo de su vida.